Sabía Que Algo No Estaba Bien


En 2017 después de un autoexamen me di cuenta que en mi pecho izquierdo había unas ’bolitas’, pensé que eran el resultado de la maternidad -físicamente me cambio todo, todito-.

Haciendo una remembranza di conque después de la lactancia ya había sentido algo diferente pero busque una justificación banal para no pensar más en ello. Grave error que muchas veces sale caro. El ignorar o restarle importancia.

Continúe haciéndome auto-exámenes –cuando me bañaba- y note que seguían creciendo las bolitas y ahora también me dolían.

Hice mi cita con mi doctora de cabecera y ella me remitió con el “especialista”.

No me sentí bien cuando leo en el papel del trámite “oncólogo”. Bueno, mi mente iba más rápido que el tren bala.

A los casi 38 años me hicieron la primera mamografía (a pesar de las horribles historias que he escuchado a mí no me dolió el procedimiento).

Posteriormente decidió el medico hacer una biopsia. La espera de los resultados de la biopsia me pareció más larga que la serie de Friends.

Me llego la respuesta en días, que para mí fueron eternos, los tumorcillos eran benignos.

Agradecí tanto que no fuera lo que imagine. Empecé la rutina de hacerme mamografía cada seis meses, por orden del médico.

El año pasado los peques (así le llame a los tumorcillos) no eran tan pequeños, principalmente uno que me dolía mucho. No soportaba el sostén y menos el roce con la piel.

En la consulta con el médico le pedí que me los quitara, considere que era lo más apropiado. Al ver su desarrollo y lo mucho que estaban cambiado estuvo de acuerdo conmigo. En Julio 2019 me operan y los peques salieron de mi cuerpo. La foto muestra al más grande de todos.

Mi diagnóstico: hiperplasia lobular atípica. Afección benigna en la que hay más células de lo normal en los lobulillos de la mama y aumenta las posibilidades de padecer ya saben que.

Sigo escuchando atentamente a mi cuerpo, cuidándolo y haciendo los exámenes necesarios.

hoy sentí que era un buen dia para compartir mi experiencia.

Por lo regular prestamos atención a todos y todo antes que a nosotras y debemos de cambiar ese chip. Cuidémonos para estar bien y plenas; así cuidaremos de los demás sin mucha dificultad.

Cuídate, revísate y pasa la voz. Prevención es la clave.

No te desatiendas súper mujer.

Karla

(Photo: Karla S)