Una mesera llamó a la policía tras una nota que un niño le dejó


Una mesera en Orlando notó que el niño de la mesa que estaba atendiendo tenía varios moretones y lesiones en los brazos. Ella hizo lo que muchos no se hubieran atrevido, le hizo un mensaje en un pedazo de papel preguntándole si estaba bien. El niño respondió que no.

Ella se atrevió a hablar a la policía y tras revisar al pequeño de 11 años se dieron cuenta que tenia marcas en los tobillos, en las muñecas de donde lo amarraban en su casa. También estaba 20 libras por debajo de su peso.

El niño le dijo a los detectives que lo habían atado por los tobillos y el cuello y colgado boca abajo de una puerta en su casa. También le dijo a los detectives que su padrastro lo golpeó con una escoba de madera, un rascador de espalda y puños cerrados, y que lo habían esposado y atado a una gran plataforma rodante, según el Orlando Sentinel.

El padrastro del niño, de 34 años, fue arrestado por cargos de abuso infantil y negligencia la noche en que la camarera llamó a la policía, según una declaración jurada de arresto.

La madre del niño, de 31 años, que también estaba en el restaurante, fue arrestada una semana después por un cargo de negligencia infantil.

¿Tú qué hubieras hecho en el lugar de la mesera?